REACCIÓN, NECESARIA RECUPERACIÓN DE LA CULTURA

Desde el confinamiento: Notas para la recuperación 1

Los efectos de la pandemia han generado una verdadera crisis en muchas parcelas de nuestras sociedades, entre ellas en la cultura en general. Quizás el cambio más significativo se encuentra en la vivencia de su dimensión global. Estábamos acostumbrados a mirar la cultura solo desde su incidencia local, proximidad y esta crisis evidencia que la cultura tiene una dimensión de globalidad. Es decir, vivimos localmente, pero para satisfacer nuestras necesidades culturales requerimos de contenidos y ofertas a escala mundial. Disponemos de herramientas para acceder a muchos niveles de contenidos culturales.

Aunque es pronto para un análisis más profundo de todas las repercusiones de este fenómeno, se aprecian posibles consecuencias de cada el futuro.

Las personas han reaccionado ante el cierre de la oferta cultural local organizando formas de satisfacer sus necesidades en el ámbito privado o personal, principalmente a través de la oferta de contenidos y servicios culturales que las tecnologías de la comunicación han posibilitado. La digitalización de la cultura, que se venía produciendo de forma paulatina, ha sufrido un avance espectacular dada la oferta de productos y servicios culturales en muchos formatos muy accesibles. Pero a la vez estos cambios también han incentivado el deseo y la reclamación de la ciudadanía por la apertura de museos, bibliotecas, sales de cine, etc. y las ansias por participar en actos culturales en vivo (conciertos, teatro, exposiciones, etc.). Esta doble dinámica, además de extender y enriquecer las posibilidades de la cultura, reclama un cambio profundo en el panorama cultural de futuro. Es decir, la superposición de prácticas presenciales y virtuales va a ir en aumento.

La institucionalidad cultural, incapaz de incorporar rápidamente la cultura como un servicio público esencial, se ha paralizado durante meses observando como transcurrían los hechos mientras ciudadanos y trabajadores del sector cultural no sabían cómo reaccionar ante el cierre del sector y la pérdida de su valor económico y de empleo. Muchos interrogantes se plantean en el horizonte de la cultura que requieren reflexión y crítica, pero lo más significativo, importante o relevante será la capacidad de adaptación de nuestro sistema cultural a estos nuevos contextos o escenarios. A pesar de que la tendencia tradicional parece enfocarse hacia un aquí no ha pasado nada, la verdad es que nos encontramos ante un cambio de ciclo donde la cultura ha de mirar mucho más al futuro y a las necesidades de sus generaciones.

Alfons Martinell Sempere

Artículo publicado en la Revista El Ciervo nº 785, enero-febrero de 2021

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Alfons Martinell Sempere.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  site5.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad