PENSANDO EN LA RECONSTRUCCIÓN. LOS EFECTOS DE LA PANDEMIA EN LA CULTURA

Desde el confinamiento: Notas para la recuperación 3

Reflexionar sobre cómo afecta la crisis del Covid19 a la cultura y a la gestión cultural requiere de un análisis riguroso que en estos momentos aún no disponemos de suficientes elementos para emitir una valoración general. Pero estos tiempos nos han mostrado facetas desconocidas de nuestras vidas culturales que requieren análisis y reflexión y un ineludible planteamiento crítico. A pesar de que llevamos mucho tiempo hablando de globalización, la pandemia nos ha presentado una problemática, que por su extensión ha afectado a todas las sociedades por igual y las soluciones han de buscarse globalmente por medio de la cooperación internacional. De la misma forma se han evidenciado nuevas desigualdades a las existentes.

Sin la pretensión de agotar el tema nos atrevemos a formular y proponer algunas consideraciones al debate. Avanzamos a partir de pequeñas aportaciones que pueden ayudar a configurar un estado de opinión.

Hemos observado como las Políticas Culturales vigentes no han demostrado capacidad de reacción, como requería la situación que están viviendo la ciudadanía y todo el sector cultural. Ya hace tiempo que desde diferentes instancias se denunciaba la inadecuación de las Políticas Culturales a la realidad contemporánea y que permanecían en una realidad atrapada por el mantenimiento de estructuras anacrónicas muy burocratizadas y por su propia dificultad de adaptarse a la actualidad. Presunción que en parte se ha confirmado cuando observamos una institucionalidad cultural poco adaptada a una respuesta rápida a estas nuevas necesidades y problemas, que reclaman una reflexión crítica y la asunción de responsabilidades. La cultura no se ha definido como esencial para los gobiernos, pero si para la ciudadanía, que se ha organizado para satisfacer sus necesidades culturales de acuerdo con todas las posibilidades de su entorno. Este hecho evidencia un cierto fracaso de las políticas culturales que requerirán de reflexiones críticas importantes ante los retos de futuro.

En este contexto se distingue la urgencia de un proceso de reformulación de las Políticas Culturales sobre la base de diferentes factores. Para empezar, es urgente un cambio profundo en su fundamentación, de unas políticas de oferta a entender la cultura como un derecho dentro de los derechos fundamentales, es decir, como un servicio esencial. Para ello será necesario un nuevo “contrato social” para la cultura, donde se sitúe el papel del Estado y de los agentes culturales, de acuerdo con el respeto a la diversidad y la libertad cultural. Entender la cultura como un servicio básico o esencial con el establecimiento de unos servicios mínimos culturales para la población con un aporte presupuestario estable del Estado. Quizás es el momento de provocar una crisis controlada de la institucionalidad cultural y de los modelos de políticas culturales a escala local, nacional e internacional. Aprovechar el momento para afrontar una “deconstrucción” de formas y principios tradicionales (o clásicos) para adecuarse a la realidad, con esfuerzos por una lectura de la contemporaneidad más real y directa. Imprescindible para aproximarnos a la vida cultural de nuestras sociedades y el compromiso de prospectiva para garantizar un futuro sostenible para la cultura.

A pesar del vacío institucional y los efectos de la pandemia requiriendo confinamiento y limitación en las actividades sociales, la vida cultural sigue y manifiesta su vigor con emergencia de nuevas perspectivas. Este concepto de vida cultural que es la base de los derechos culturales en la Declaración Universal de 1948 y los DESC de 1966 adquiere sentido en este contexto para proceder a un ejercicio de diferenciación entre vida cultural, sector cultural y sistema cultural que nos puede ayudar a entender las posibles salidas

¿Cómo afecta a la vida cultural?

A pesar de las circunstancias y entornos para las personas la vida cultural sigue como espacios para la expresividad y la satisfacción de las necesidades culturales. Como lo hemos observado en diferentes momentos históricos y situaciones personales especiales. Durante esta pandemia nos hemos visto obligados a incrementar nuestra vida cultural privada o doméstica, alterando nuestras cotidianidades y cambiando las prácticas culturales para adaptarse al nuevo contexto.

Podemos extraer algunas deducciones, en primer lugar, el papel que ha adquirido internet y la provisión de contenidos culturales digitales que han entrado en nuestros hogares en diferentes formas iniciando una nueva tendencia a tener en cuenta. En segundo lugar, estas manifestaciones privadas en la vida cultural han encontrado sus propios límites emergiendo la necesidad (o el anhelo) de expresiones compartidas desde balcones, terrazas, bloques, etc. orientadas hacia el espacio público buscando el otro. Revelando que los humanos para satisfacer sus necesidades culturales exhortan la colectividad para participar y compartir la vida cultural. Las manifestaciones a favor de la apertura de los equipamientos culturales y la rápida reacción de sus gestores han presentado una voluntad inequívoca que lo digital no va a sustituir lo colectivo, la presencialidad y la expresión en directo, aumentando el deseo a las actividades culturales en nuestras comunidades.

Finalmente, hemos de destacar la irrupción de una nueva brecha cultural a las tradicionales de acceso a la cultura con la importancia del acceso a internet y la conectabilidad para sectores de población, barrios y territorios. Unida a los factores habituales de disposición de equipamiento cultural en los hogares con las características de la vivienda, etc. Un conjunto de elemento que se unen a la necesaria reflexión sobre la incidencia de estos factores en la pobreza cultural en el ejercicio de los derechos culturales

La crisis en el sector cultural

Lo que conocemos como sector cultural está viviendo una gran crisis por la caída de la demanda y la dificultad de mantener una oferta de acuerdo con los escenarios tradicionales. La estructura socio económica de la producción, los bienes y servicios culturales se hunden en esta crisis y manifiesta su fragilidad. La precarización de los empleos culturales y de la actividad artística y creativa ha evidenciado los problemas orgánicos de un sector que aporta casi el 4% del PIB en España, pero que mantiene funcionamientos internos muy débiles y poco adaptados al cambio y a la innovación.

Las nuevas experiencias de virtualidad aún no generan el flujo económico para el mantenimiento del sector cultural que requerirá adaptación e integración apresurada. Solo algunos ámbitos subsisten y reclaman ayudas a los gobiernos y atisban un cambio importante a corto plazo. El sector cultural evidencia muchas de sus contradicciones que desde hace años se podían prever, le falta adecuación a la nueva realidad, principalmente por la atomización de sus subsectores que son incapaces de presentarse como un bloque y cada uno plantea sus reivindicaciones sin atenerse al conjunto. La capacidad de adaptación a la nueva situación ha sido evidente con los cambios en las formas y con la oferta de una imagen de que la cultura es segura o la rapidez para plantear nuevos formatos en los servicios culturales como el streaming o las ofertas digitales en línea. El valioso aporte del sector cultural al desarrollo se está destruyendo sin perspectiva de recuperación a corto plazo.

El sistema cultural

Esta crisis ha evidenciado que muchos problemas no pueden abordarse solamente desde una perspectiva local-nacional ni desde una lectura departamental o disciplinar. Nos encontramos en un contexto donde la respuesta a ciertas necesidades o problemas requiere lecturas amplias dentro de la complejidad y la interdependencia.

Por esta razón se presenta como ineludible un transitar hacia una concepción sistémica (o eco sistémica) de la cultura en nuestras sociedades, diferenciar la vida cultural de las ciudadanías y el sector cultural como realidad socioeconómica. Entendiendo como sistema cultural un gran número de componentes o elementos que se relacionan permanentemente entre sí de forma dinámica en constante interdependencia. Algunos de estos componentes (o ámbitos) son conocidos o tradicionales de los modelos clásicos de entender la cultura en la sociedad actual (artes, patrimonio, música, teatro, lectura pública, etc.). A estos se le han de adicionar otros que, a lectura de la visión sistémica, inciden, condicionan e interactúan como la comunicación, la movilidad, el hábitat y urbanismo, la seguridad, el acceso a conexión, el clima, la educación, el medioambiente, la salud, etc. Interacciones y dependencias cada vez más evidentes que solo encuentran eficacia en la complementariedad y en la generación de sinergias hacia la sostenibilidad.

Entender la cultura como sistema predispone salir de las definiciones teóricas o disciplinares para realizar una lectura más real a la situación en nuestros contextos sociales. Aceptando que lo que denominamos cultura no es un departamento más o menos definido en la institucionalidad cultural de todo tipo. Sino un conjunto de intervenciones, relaciones e interdependencias entre diferentes elementos, para satisfacer las necesidades culturales de las personas, grupos o comunidades se requiere de un amplio abanico de posibilidades en un marco de libertad cultural, lo cual implica que cada persona define sus necesidades culturales individualmente o a veces colectivamente.

Finalmente, me aventuro a presentar algunas reflexiones finales en clave de posibles propuestas

  • Necesidad imperiosa de crear un estado de opinión amplio y político sobre los aportes de la cultura en general al desarrollo sostenible, a la convivencia y a la cohesión social. Y principalmente su contribución a los procesos de recuperación y reconstrucción general a los efectos de esta crisis.
  • Una visión sistémica (o eco sistémica) de la cultura, demanda de algunas preguntas ¿De quién es responsabilidad el sistema cultural en nuestras sociedades? Una pregunta necesaria ante la falta de respuesta evidente. ¿Cómo se ha el modelo de gobernanza del sistema cultural?
  • Imperiosa necesidad de situar los derechos culturales en el centro de las propuestas de reconstrucción. De los derechos culturales retóricos a los garantizados. ¿Cómo hemos de construir un nuevo contrato social para la cultura?  Hacia la definición de servicios culturales mínimos en nuestras sociedades.
  • En el contexto actual se acentúa e incrementa una brecha cultural en nuestras ciudadanías. Se presenta como imprescindible una acción más enérgica de la cultura ante las desigualdades y la lucha contra diferentes formas de pobreza, entre ellas, no olvidemos, la cultural que también existe.
  • Sería oportuno que la situación actual provocara una verdadera crisis de la institucionalidad cultural. Reconstruir o construir de nuevo sobre la base de la experiencia acumulada y de la realidad contemporánea.
  • Podría ser el momento de revisar los principios y proponer una nueva ética y valores para las relaciones entre el sistema cultural y los otros sistemas sociales, principalmente con el planeta.
  • Una nueva relación entre lo local y lo global. Prevención y lucha contra los nacionalismos excluyentes que van a utilizar la cultura como vehículo de enfrentamiento.
  • Prevención de los efectos de la crisis en la reducción de los compromisos en la solidaridad internacional y en la agenda 2030 y los ODS. Posible abandono de la cooperación internacional para el desarrollo y los efectos en muchos países y regiones del mundo que requieren apoyo y fraternidad para sobrevivir.

Una oportunidad de renovar en los tiempos de reconstrucción que se avecinan.

Escrito sobre la base de la conferencia : “Repensar las políticas públicas y su relación con la gestión cultural, la cooperación y el desarrollo en tiempos de pandemia” en el Centro Cultural de España El Salvador. El 19 de octubre de 2020 en el marco del seminario Intersecciones Vol 2. Repensar desde El Salvador las relaciones entre cultura y desarrollo en tiempos de pandemia.

EL CIERRE DEL POMPIDOU; UNA OPORTUNIDAD

Desde el confinamiento: Notas para la recuperación 2

La noticia del cierre del Centro Cultural Pompidou de París, para adaptarse al futuro, nos ofrece una posibilidad de reflexionar sobre la función y evolución de los centros culturales.

En primer lugar, la concepción de que un equipamiento cultural ha de adaptarse a nuevos usos, después de un trayecto de años con un impacto determinado, es algo novedoso y nos sorprende por su contundencia; Cierre, remodelación, redefinición y nueva apertura.

Acondicionar el centro a los nuevos públicos y usos de acuerdo con la evolución de la experiencia de décadas, pero también orientado a las necesidades de las nuevas generaciones culturales de la ciudad.

De la misma forma establece la necesidad de habilitar el edificio a un uso y consumo sostenible en un contexto de emergencia climática. Y a un equipamiento cultural conectado y adaptado a las tecnologías actuales y futuras.

Todo esto es una buena metáfora para recapacitar en el sentido de “reconstrucción” de los servicios culturales en el entorno de la postpandemia. Aprovechar la crisis para una deconstrucción y erigir un nuevo proyecto de acuerdo con la proyección a los contextos futuros.

Que bien le irían estos ejercicios a las políticas culturales, y a muchos equipamientos culturales anclados en modelos de pasado y dedicados a conservar algo que ya no es útil, ni prioritario, para la realidad contemporánea.

La reconstrucción, después del covid 19, reclama el atrevimiento de plantearse algunos retos, riesgos o provocaciones inteligentes para salir del aislamiento o de la ineptitud y refundar algunos servicios culturales. Si la sociedad del conocimiento y la nueva economía reclamó proceso de reconversión industrial, la cultura no está exenta de estos impactos que es necesario acometer con osadía 

Y estar pendiente de a otros cierres menos inteligentes y sostenibles que estamos viviendo. Como las liquidaciones de equipamientos culturales, silenciosos y con una casi nocturnidad, por la reducción de recursos, poca voluntad política o un cierto desmantelamiento de servicios culturales.  Todo ello huyendo de las responsabilidades que tiene la función pública en garantizar el acceso a la cultura.

“” Lo único que sabemos del futuro es que difiere del presente” J.L. Borges

REACCIÓN, NECESARIA RECUPERACIÓN DE LA CULTURA

Desde el confinamiento: Notas para la recuperación 1

Los efectos de la pandemia han generado una verdadera crisis en muchas parcelas de nuestras sociedades, entre ellas en la cultura en general. Quizás el cambio más significativo se encuentra en la vivencia de su dimensión global. Estábamos acostumbrados a mirar la cultura solo desde su incidencia local, proximidad y esta crisis evidencia que la cultura tiene una dimensión de globalidad. Es decir, vivimos localmente, pero para satisfacer nuestras necesidades culturales requerimos de contenidos y ofertas a escala mundial. Disponemos de herramientas para acceder a muchos niveles de contenidos culturales.

Aunque es pronto para un análisis más profundo de todas las repercusiones de este fenómeno, se aprecian posibles consecuencias de cada el futuro.

Las personas han reaccionado ante el cierre de la oferta cultural local organizando formas de satisfacer sus necesidades en el ámbito privado o personal, principalmente a través de la oferta de contenidos y servicios culturales que las tecnologías de la comunicación han posibilitado. La digitalización de la cultura, que se venía produciendo de forma paulatina, ha sufrido un avance espectacular dada la oferta de productos y servicios culturales en muchos formatos muy accesibles. Pero a la vez estos cambios también han incentivado el deseo y la reclamación de la ciudadanía por la apertura de museos, bibliotecas, sales de cine, etc. y las ansias por participar en actos culturales en vivo (conciertos, teatro, exposiciones, etc.). Esta doble dinámica, además de extender y enriquecer las posibilidades de la cultura, reclama un cambio profundo en el panorama cultural de futuro. Es decir, la superposición de prácticas presenciales y virtuales va a ir en aumento.

La institucionalidad cultural, incapaz de incorporar rápidamente la cultura como un servicio público esencial, se ha paralizado durante meses observando como transcurrían los hechos mientras ciudadanos y trabajadores del sector cultural no sabían cómo reaccionar ante el cierre del sector y la pérdida de su valor económico y de empleo. Muchos interrogantes se plantean en el horizonte de la cultura que requieren reflexión y crítica, pero lo más significativo, importante o relevante será la capacidad de adaptación de nuestro sistema cultural a estos nuevos contextos o escenarios. A pesar de que la tendencia tradicional parece enfocarse hacia un aquí no ha pasado nada, la verdad es que nos encontramos ante un cambio de ciclo donde la cultura ha de mirar mucho más al futuro y a las necesidades de sus generaciones.

Alfons Martinell Sempere

Artículo publicado en la Revista El Ciervo nº 785, enero-febrero de 2021

Interarts

Un grupo de personas nos hemos reunido en Interarts (Barcelona) convocados por el equipo actual para presentarnos su plan estratégico de futuro. Ahora se cumplen casi 25 años desde su creación y nos han planteado sus anhelos de futuro. He de confesar que a mí me ha dominado más la nostalgia y el pasado que el provenir de la fundación.

He rememorado, cuando contra viento y marea, constituimos Interarts en el año 94-95 con Eduard Delgado al frente entre algunas dificultades institucionales. Creamos el primer Observatorio Interarts de Políticas Culturales Urbanas y Regionales a partir de los aportes de su trabajo en el Consejo de Europa (1992-94)

Primer logo

Muy poca gente valoró la propuesta y las instituciones recelaron de una iniciativa surgida de unos gestores culturales que, con experiencia en las políticas culturales locales, querían reflexionar, investigar y plantearse la cooperación europea e internacional.

Primer folleto de Interarts

Interarts representó en estos años lo que ahora se llama «think tank», laboratorio de ideas, o estudio de prospectivas y futuros. Mucha gente nos ayudó y encontramos una gran aceptación por parte de profesionales, creadores y algunas instituciones culturales.

No voy a relatar o describir que hizo Interarts, solo me gustaría aportar un valor de este proyecto que creo que puede ayudar a interpretar la realidad actual.

Interarts fomentaba y creía en la «Complicidad», entendida como un valor de compartir el saber y la experiencia. Complicidad en ideas y creencias sin la voluntad de ideología dominante o dogma. Complicidad en reconocer que la diversidad es necesaria para abordar la gestión de la cultura.

Complicidad como un compromiso esencial para la generación de proyectos de cooperación internacional. Complicidad como reconocimiento del “otro”, del socio o de la contraparte. Complicidad intelectual, o mejor en experimentar procesos intelectuales, donde la acción – formación y transferencia estaban unidos en la inexistencia de jerarquías extrañas (políticas, académicas, etc…)

Pero no puedo olvidar que Interarts fue un proyecto personal y vital muy importante para mi trayectoria. También tengo un recuerdo con dolor y tristeza, por las pérdidas; la de mi amigo cofundador Eduard Delgado (2004) y más recientemente de Eduard Miralles (2018) noble heredero, dos personas importantes en este proyecto, a quien hemos de agradecer mucho. En 2004 renuncié a la presidencia para asumir otras responsabilidades incompatibles, ahora 15 años después, constato la importancia de la continuidad en el frágil campo de la gestión de la cultura.

Y deseo todo lo mejor para la nueva etapa

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad