30 años del primer máster en gestión cultural en la U. de Barcelona

Hoy hemos celebrado treinta años del inicio de master en Gestión Cultural en la Universidad de Barcelona. Un proyecto que cambió nuestras vidas profesionales y que obligó a la Universidad a aceptar una visión más amplia que su habitual estructura disciplinar.

Fueron momentos históricos por la apertura del Rector a aceptar que esta formación se impartiese con profesionales en activo, para dar respuesta a una necesidad del sector y de los nuevos profesionales que se incorporaron como resultado de la democratización de la cultura en ayuntamientos, diputaciones y más tarde comunidades autónomas. La Universidad aceptó con modestia que no tenía profesores preparados para dar respuesta a la demanda de formación universitaria en la gestión de la cultura y comenzó una nueva visión.

Conseguimos dignificar la profesión, muy maltratada y manipulada en los primeros años de recuperación institucional, la formación nos dio alas a exigir que es necesario disponer de competencias para actuar en la acción cultural. A partir de aquí mucho hemos avanzado y diferentes universidades de muchos países ya ofrecen programas de capacitación.

 Y no podemos olvidar a su impulsor intelectual, Eduard Delgado, que fue el primer director del CERC y fundador de Interarts. Y a Eduard Miralles que nos dejó más tarde. Como les extrañamos en esta memorable fecha. Esta conmemoración va por ellos y por todos los alumnos que nos acompañaron en esta primera etapa, así como por todas las personas que hicieron posible este germen con incalculables impactos locales y globales.

30 años de continuidad en un máster universitario es un gran triunfo de la consolidación profesional.

Siempre hemos entendido que la gestión cultural es un campo profesional muy dinámico, está en constante cambio para adecuarse a su contexto. Un contexto, como dice E. Morin, muy complejo que requiere nuevas habilidades. Leer los nuevos escenarios para realizar una adaptación permanente. Para esto la formación inicial es un punto de partida, pero los profesionales tendrán que estas en constante actualización. Esta es la característica esencial de este oficio; cuando el entorno cambia la gestión altera sus postulados. Y quizás en ello está su generosidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad